Novedades

Una combinación que llega como agua de mayo.

Imagínese que en su imprenta existe una combinación de dos equipos que sirve tanto para limpiar sus componentes de las unidades impresoras como para extraer las impurezas de los valiosos disolventes. Imagínese que dicha combinación está formada por una lavadora industrial muy innovadora y uno de los equipos de destilación más eficientes. Y ahora imagínese que nosotros estamos construyendo para usted justo este tipo de sistemas compactos desde el año 1969. Porque nosotros conocemos la cantidad de usos que puede tener para usted.

La máquina lavadora tipo 3400-e de RENZMANN. A limpiar.

Lo mismo piezas de cuerpos impresores tales como cubetas de tinta o racletas que piezas pequeñas tales como cubos y latas o recipientes pequeños – aquí cabe todo y sale limpio de nuevo. Nuestra máquina lavadora 3400-e se deja abrir con comodidad por delante, tiene una puerta que compensa el peso y funciona sólo en estado cerrado. Por eso, su manejo es cómodo y seguro. Simplemente se ponen las piezas a limpiar en el cesto, se cierra la puerta y se pone en marcha. Inclusive lavado muy eficaz y eficiencia energética óptima.

El equipo de destilación tipo ROTO-9 de RENZMANN. Beneficio limpio.

Nuestro equipo ROTO-9 le ofrece una cuota de recuperación del disolvente de hasta un 95 por ciento. Es decir que realmente vale la pena para usted. Asimismo vale la pena para el medio ambiente. Porque esta forma de reciclaje disminuye la demanda de nuevas cantidades de disolvente. Además, nuestro equipo tipo ROTO-9 es un verdadero héroe en lo que se refiere al uso eficiente del disolvente. Con el método de la destilación en alambique, un volumen de llenado de 140 l y un volumen del alambique de 300 l, el equipo de destilación alcanza entre 30 y 60 l/h con calentamiento eléctrico de 9 kW.

Confíe en una combinación que deja las cosas claras por sí sola.

La unión hace la fuerza – la combinación de nuestros dos equipos 3400-e + ROTO-9 es simplemente insuperable. Porque el sistema compacto está formado por un circuito cerrado que en gran parte funciona de forma automatizada. Eso se debe no por último a un depósito de dos cámaras que abarca 1.000 litros de disolvente sucio y destilado respectivamente. Así se puede transportar el disolvente contaminado procedente de la máquina lavadora por medio de una bomba al equipo de destilación y, una vez realizado el proceso de destilación, transferir el disolvente de nuevo al circuito.

Por cierto: El sistema cerrado no expulsa emisiones hacia afuera y, además, requiere poco mantenimiento y su uso es fácil. Aproveche lo que ofrece.


Más información: info@dw-renzmann.de

Representaciones

Representaciones